MI CRÉDITO EN EFECTIVO

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo divulgó sus estimaciones del Índice de Desarrollo Humano, indicador que intenta resumir el grado de desarrollo de los países. Entre otros aspectos, el informe presentado por el PNUD destaca el impulso económico y social que están reflejando los países del Sur, lo que se contrapone al bajo crecimiento que actualmente presentan las economías más avanzadas del Norte.

Análisis de PwC.

Mauricio Almada- ¿Cómo se explica este fenómeno?

Mercedes Comas- En primer lugar, expliquemos que Índice de Desarrollo Humano es un indicador que pretende medir el grado de desarrollo de un país a partir de la combinación de tres dimensiones: salud, educación y estándares de vida, que se miden por distintos indicadores. En base a esto, el último informe el PNUD lo titula el “ascenso del Sur”, como resultado no sólo del crecimiento económico que han experimentado en general las economías de este hemisferio en los últimos años, sino también de la generación de nuevas inversiones y de la innovación en políticas sociales específicas.

MA- Naciones Unidas considera entonces que se ha dado un progreso en los estándares de vida de los países del Sur que tradicionalmente tienen un grado de desarrollo menor…

MC- Así es. El informe del PNUD señala claramente que el ritmo de progreso en términos de desarrollo humano ha sido en los últimos años más rápido en aquellos países que se ubican en las categorías inferiores y centrales de la clasificación. Si se tiene en cuenta el elevado número de habitantes que tienen los países del Sur, los impactos son importantes para el promedio mundial. En este sentido, es importante destacar que entre 1990 y 2012 prácticamente ninguno de los países considerados para el cálculo del IDH ha reflejado un deterioro en este indicador y que la proporción de personas que viven en extrema pobreza cayó de 43% en 1990 a 22% en 2008.

MA- Entonces, con los países del Sur que han mejorado de manera significativa sus estándares de vida y los países del Norte que actualmente crecen a bajo ritmo, ¿podemos hablar de un “nuevo equilibrio” mundial?

MC- Podríamos decir que sí, al menos en términos de producción y participación en los flujos de comercio mundial. Según el informe, por primera vez en 150 años la producción combinada de las tres principales economías del mundo emergente, China, India y Brasil, prácticamente iguala al producto combinado de las 7 principales potencias del Norte (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Estados Unidos), y se proyecta que para el 2050 lo supere, representando el 40% del PIB mundial.

De todas maneras hay que reconocer que el ascenso de las economías emergentes no es uniforme y que aún hay desafíos pendientes en materia de desarrollo, más allá de lo estrictamente vinculado al nivel de ingresos. Por ejemplo, alrededor del 30% de la población de los países analizados (casi 1.600 millones de personas) viven en condiciones de pobreza multidimensional, es decir con algún tipo de carencia en educación, salud u otros aspectos relacionados con la calidad de vida.

MA- Para finalizar, ¿cómo se ubica Uruguay en este nuevo equilibrio mundial?

MC- Según el PNUD Uruguay conforma el grupo de los países clasificados como de desarrollo humano alto, ocupando el puesto 51 de 187 países. Respecto a la medición del año anterior, empeoró levemente en el ranking: en 2012 estaba en el puesto 48. Dentro del contexto latinoamericano es sólo superado por Chile y Argentina, que son clasificados dentro del grupo de países de desarrollo humano muy alto.

 

Fuente de la nota: www. Elespectador.com